Developing Worker Cooperatives in Unionized Workplaces Statement

(Español abajo)

May 17, 2021

Statement on Developing Worker Cooperatives in Unionized Workplaces from the USFWC Union Co-ops Council

Worker cooperatives are part of, and integral to, the labor movement. Worker cooperatives achieve the goal of the labor movement, i.e. returning the means of production to the ownership of the workers and achieving 100% workplace democracy.

The cooperative movement and the trade union movement both have deep roots in liberation struggles for economic independence, from reconstruction and the ongoing fight to build Black economic power in the United States, to post-industrial revolution Manchester, UK, and even further back, to indigenous methods of mutual care. Labor unions and worker cooperatives are not an “either/or” option of organization but work together in solidarity to achieve similar goals. Each path provides the means for workers to have power and influence in their daily work lives. While cooperative ownership may bring additional earnings through the sharing of surplus and foster human dignity through worker control, the union movement has a rich history of raising the floor for entire sectors of workers, and assuring industry regulations, workplace safety, and agreements for wages and hours. Together, worker cooperatives and labor unions improve conditions for workers across the board. These all build a broader environment for good work.

Worker cooperatives have become an increasingly popular model for businesses seeking to plan their succession of ownership. Union workplaces are often prime spaces for conversions to worker-ownership. Workers in unionized workplaces already practice workplace democracy through the selection of their labor unions, elections of union leaders, and development and ratification of union contracts. Similarly, a collective bargaining agreement already created by a union can effectively be or become the policy manual that governs a worker cooperative. On a very pragmatic level, union cooperation supports a smooth and equitable shift to worker ownership.  

Many cooperative developers have entered the field to support these conversions, and we encourage more support for helping workers purchase their businesses as worker cooperatives. We also want to affirm that worker co-ops can emerge in sectors and workplaces where labor organizing is taking place – in collaboration with the unions organizing there. Worker cooperatives and unions go hand in hand to resist exploitation and secure power for workers. If the worker cooperative community is used as a tool to leverage against traditional collective bargaining strategies, it hurts both the labor movement and worker co-ops. The worker co-op movement is not and must not be antagonistic to labor unions.

We look forward to continuing to explore how worker cooperatives and labor unions can combine their organizational strategies. We offer this statement in the spirit of solidarity, a value shared by both the cooperative and the labor movement. Labor Unions and worker cooperatives have the same historical roots, and finding modern methods for these parts of the labor movement to work together will create stronger communities and greater support for the larger cooperative movement and well as greater success for worker cooperatives and labor unions.

Signed,

The Executive Committee of the Union-Coop Council, U.S. Federation of Worker Cooperatives


ESPAÑOL 

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor http://www.DeepL.com/Translator

El 17 de mayo 2021

Declaración sobre el desarrollo de las cooperativas de trabajo en los lugares de trabajo sindicalizados del Consejo de Cooperativas y Sindicatos de la USFWC

Las cooperativas de trabajadores forman parte del movimiento obrero y son parte integrante del mismo. Las cooperativas de trabajadores logran el objetivo del movimiento obrero, es decir, devolver los medios de producción a la propiedad de los trabajadores y lograr el 100% de democracia en el lugar de trabajo.

Tanto el movimiento cooperativo como el movimiento sindical tienen profundas raíces en las luchas de liberación por la independencia económica, desde la reconstrucción y la lucha actual para construir el poder económico de la gente Negra en los Estados Unidos, hasta la revolución postindustrial de Manchester, Reino Unido, e incluso más atrás, hasta los métodos indígenas de cuidado mutuo. Los sindicatos y las cooperativas de trabajo asociado no son una opción de organización “cualquiera”, sino que trabajan juntos y solidariamente para lograr objetivos similares. Cada una de las vías proporciona medios para que los trabajadores tengan poder e influencia en su vida laboral diaria. Mientras que la propiedad de las cooperativas puede aportar ganancias adicionales a través del reparto de los excedentes y fomentar la dignidad humana a través del control de los trabajadores, el movimiento sindical tiene una rica historia de elevar el suelo para sectores enteros de trabajadores, y asegurar las regulaciones de la industria, la seguridad en el lugar de trabajo y los acuerdos sobre salarios y horas. Juntos, las cooperativas de trabajo y los sindicatos mejoran las condiciones de los trabajadores en general. Todo ello crea un entorno más amplio para el buen trabajo.

Las cooperativas de trabajadores se han convertido en un modelo cada vez más popular para las empresas que buscan planificar su sucesión de la propiedad. Los centros de trabajo sindicalizados suelen ser espacios privilegiados para la conversión a la propiedad de los trabajadores. Los trabajadores de los centros de trabajo sindicalizados ya practican la democracia en el lugar de trabajo a través de la selección de sus sindicatos, la elección de los dirigentes sindicales y la elaboración y ratificación de los contratos sindicales. Del mismo modo, un convenio colectivo ya creado por un sindicato puede ser o convertirse efectivamente en el manual de políticas que rige una cooperativa de trabajo asociado. Desde un punto de vista muy pragmático, la cooperación sindical favorece un cambio suave y equitativo hacia la propiedad de los trabajadores.  

Muchos promotores de cooperativas han entrado en el campo para apoyar estas conversiones, y animamos a que haya más apoyo para ayudar a los trabajadores a adquirir sus negocios como cooperativas de trabajo asociado. También queremos afirmar que las cooperativas de trabajo asociado pueden surgir en sectores y lugares de trabajo en los que se está organizando la mano de obra, en colaboración con los sindicatos que se organizan allí. Las cooperativas de trabajo asociado y los sindicatos van de la mano para resistir la explotación y asegurar el poder de los trabajadores. Si la comunidad de cooperativas de trabajo se utiliza como una herramienta para hacer palanca contra las estrategias tradicionales de negociación colectiva, se perjudica tanto al movimiento laboral como a las cooperativas de trabajo. El movimiento de cooperativas de trabajo no es ni puede ser antagónico a los sindicatos.

Esperamos seguir explorando cómo las cooperativas de trabajo y los sindicatos pueden combinar sus estrategias organizativas. Ofrecemos esta declaración en el espíritu de la solidaridad, un valor compartido por el movimiento cooperativo y laboral. Los sindicatos y las cooperativas de trabajo tienen las mismas raíces históricas, y encontrar métodos modernos para que estas partes del movimiento laboral trabajen juntas creará comunidades más fuertes y un mayor apoyo para el movimiento cooperativo más amplio, así como un mayor éxito para las cooperativas de trabajo y los sindicatos.

Firmado,

El Comité Ejecutivo del Consejo de Cooperativas y Sindicatos de la Federación de Cooperativas de Trabajadores en los EE.UU.